Los bebés y niños necesitan más protección del sol que los adultos.  El desconocimiento acerca del tema se refleja en cualquier playa o actividad al aire libre: la mayoría de los adultos usan anteojos de sol, pero la mayoría de los bebés y niños están completamente desprotegidos.  Debido a que tienen una cornea más transparente, los niños dejan entrar más luz ultravioleta (UV) que los ojos ya desarrollados de un adulto, y por lo tanto están expuestos a un mayor daño provocado por la exposición al sol.
Además cabe considerar que los niños pasan más tiempo expuestos al sol.  Se estima que hasta un 80% de los rayos UV recibidos durante toda la vida de una persona, es recibida antes de alcanzar los 18 años.  Dado que el daño en el ojo proveniente de la radiación UV es acumulativo y de daño permanente, es de extrema importancia proteger los ojos de los bebés y niños.
La luz ultravioleta no es visible, pero puede ser muy dañina. Una exposición de corto plazo puede provocar irritaciones, tales como parpadeo excesivo, dificultad de mirar a altas intensidades de luz y molestia visual.  Exposición durante largo periodos, puede causar serio daño a los ojos, incluyendo cataratas, cáncer y fotoqueratitis (quemadura en la córnea resultado de una exposición intensa a los rayos UVB).  Se estima que el 10% de las cataratas se debe a la exposición de radiación UVB.
Parte de la radiación UV es filtrada por la capa de ozono. Sin embargo, a medida que ésta se daña, el filtrado se reduce y una mayor radiación UV, y en particular la más dañina UVB llega a la superficie de la tierra.   La World Health Organization, estima que en el año 2000 el agujero de ozono en la antártica ya alcanzaba un area de 18,2 millones de kilómetros cuadrados, un área más grande que tres veces el tamaño de Estados Unidos. Se estima que los residentes del sur de Chile pueden quemarse en menos de 7 minutos de exposición al sol y que debería evitarse el realizar actividades al aire libre durante el mediodía.
Es muy importante proteger los ojos durante los meses de verano, especialmente entre las 10am y las 4pm, que es cuando ocurre el 75% de la exposición de la radiación UV.  La protección de los ojos es necesaria incluso cuando se trata de un día nublado.
Por esto, para un bebé o niño, además de contar con bloqueador solar y un gorro, es muy importante contar con anteojos para protección UV.
¿Donde conseguirlos?  Ante este problema, el año 2001 en Australia, bajo uno de los climas con más radiación UV, nace Baby Banz y Kidz Banz ante la necesidad de ofrecer lentes de sol para bebés y niños.   Su gran diseño y protección han sido un éxito, por lo cual han resultado ganadores de diversos premios, entre ellos el 2009 Top Choice Award por la revista Creative Child Magazine, el premio iParenting Media Award en 2008 y además de estar respaldados por la “Skin & Cancer Foundation” en Australia.
Puedes encontrar la marca Baby Banz, Kidz Banz y Junior Banz en nuestra tienda de lentes de sol toplook.cl

bb_playa_no_lentesLos bebés y niños necesitan más protección del sol que los adultos.

El desconocimiento acerca del tema se refleja en cualquier playa o actividad al aire libre: la mayoría de los adultos usan anteojos de sol, pero la mayoría de los bebés y niños están completamente desprotegidos.

Debido a que tienen una cornea más transparente, los niños dejan entrar más luz ultravioleta (UV) que los ojos ya desarrollados de un adulto, y por lo tanto reciben un mayor daño provocado por la exposición al sol.

Además cabe considerar que los niños pasan más tiempo expuestos al sol.  Se estima que de todos los rayos UV recibidos durante la vida de una persona, el 80% es recibida antes de alcanzar los 18 años.  Dado que el daño en el ojo proveniente de la radiación UV es acumulativo y de daño permanente, es de extrema importancia proteger los ojos de los bebés y niños.

La luz ultravioleta no es visible, pero puede ser muy dañina. Una exposición de corto plazo puede provocar irritaciones, tales como parpadeo excesivo, dificultad de mirar a altas intensidades de luz y molestia visual.  Exposición durante largo periodos, puede causar serio daño a los ojos, incluyendo cataratas, cáncer y fotoqueratitis (quemadura en la córnea resultado de una exposición intensa a los rayos UVB).  Se estima que el 10% de las cataratas se debe a la exposición de radiación UVB.

Parte de la radiación UV es filtrada por la capa de ozono. Sin embargo, a medida que ésta se daña, el filtrado se reduce y una mayor radiación UV, y en particular la más dañina UVB llega a la superficie de la tierra.   La World Health Organization, estima que en el año 2000 el agujero de ozono en la antártica ya alcanzaba un area de 18,2 millones de kilómetros cuadrados, un área más grande que tres veces el tamaño de Estados Unidos. Se estima que los residentes del sur de Chile pueden quemarse en menos de 7 minutos de exposición al sol y que debería evitarse el realizar actividades al aire libre durante el mediodía.

Es muy importante proteger los ojos durante los meses de verano, especialmente entre las 10am y las 4pm, que es cuando ocurre el 75% de la exposición de la radiación UV.  La protección de los ojos es necesaria incluso cuando se trata de un día nublado.

Por esto, para un bebé o niño, además de contar con bloqueador solar y un gorro, es muy importante contar con anteojos para protección UV.

¿Donde conseguirlos?  Ante este problema, el año 2001 en Australia, bajo uno de los climas con más radiación UV, nace Baby Banz y Kidz Banz ante la necesidad de ofrecer lentes de sol para bebés y niños.   Su gran diseño y protección han sido un éxito, por lo cual han resultado ganadores de diversos premios, entre ellos el 2009 Top Choice Award por la revista Creative Child Magazine, el premio iParenting Media Award en 2008 y además de estar respaldados por la “Skin & Cancer Foundation” en Australia.

La marca Baby Banz, Kidz Banz y Junior Banz se puede encontrar en nuestra tienda de lentes de sol toplook.cl

Evita poner en riesgo la visión de los niños